FUEGO

Como les contaba en un post anterior, a fines del 2015 estuve en el parque nacional Conguillío y la reserva China Muerta fotografiando con colodión húmedo. El resultado de estas imágenes fue la exposición Fuego, que forma parte de mi serie de elementos y que inauguré el pasado 14 de diciembre en Galería Ekho.

A mi pesar y debido a malos entendidos y el poco respeto con que la galería trata a sus artistas, mirando sólo el lado comercial y no humano de la colaboración, descolgué la exposición el martes 3 de enero de este año 2017, al parecer el fuego no sólo quemó la reserva si no también consumió relaciones. Una mala experiencia que no recomiendo.

SONY DSC

Exposición Fuego

De esto quedó una hermosa inauguración con la colaboración de la joven violinista Camila Taito que tocó dos piezas hermosas, y el registro de las pocas semanas que los ambrotipos estuvieron exhibidos, con unos marcos de acero inoxidable que una amiga diseñó y que trajo al siglo XXI la técnica de 1850.

SONY DSC
También me queda el libro Fuego, diseñado por Isabel Fernández, en lo que es nuestra tercera colaboración, y que me refleja en todos los sentidos.

fuego-libro

fuego

Suplemento VD, Diario El Mercurio sábado 7 de enero 2017

Hace una semana un nuevo incendio arrasó con el campo de mi infancia, aquel que está retratado en Jardín Negro (mi serie anterior). Afortunadamente la casa y el jardín que la rodea se libraron de las llamas, pero todo el rededor y muchas hectáreas de campo ardieron y quedaron destruidas por las llamas. Una ironía para mi, que luego de viajar tantos kilómetros a fotografiar una reserva quemada, ahora es un fuego tan cerca física y emocionalmente.
Fue un fin de año con penas y alegrías, que me dejaron un sabor amargo y una sensación extraña, que aún estoy digiriendo y estoy segura me enseñaron muchas cosas.
Ya pasé a mi siguiente proyecto.

Anuncios

El trípode, ¿libertad o esclavitud?

Muchas veces he conversado con fotógrafos que no les gusta trabajar con trípode porque sienten que pierden libertad a la hora de fotografiar. En fotografía existen muchísimas opciones a la hora de sacar una foto, siendo una de ellas la cámara que vas a usar, la cual de alguna manera definirá si necesitas usar trípode o no. Pero esta desición tiene mucho que ver también con la personalidad del fotógrafo. Recuerdo que Louis Stettner, el mismo que me enseñó a retocar y que preparara una enorme retrospectiva en el Centro Pompidou para este año, estuvo en Chile un par de veces a comienzos del 2000, él iba a la Plaza de Armas de Santiago con una Hasselblad y FP4 a pulso para fotografiar gente al azar. Tenía 84 años. Lo imagino paseando, disparando sin parar. Hizo una serie hermosa, primeros planos de chilenos que Lom recogió en un libro llamado Chile en el corazón. Su personalidad no permitía estar anclado a un trípode, él necesitaba estar en movimiento, buscando a través del lente una manera de calmar su inquietud. Y luego tenemos a Josef Sudek, quien también tendrá una gran retrospectiva este año en el Jeu de Paume en París, y que a pesar de tener un sólo brazo se las arreglaba para salir a fotografiar con una cámara 8×10 y todo lo que sabemos eso conlleva. Si miramos estas dos personalidades basándonos en sus fotografías, puedo argumentar que la mirada de Stettner es más una mirada hacia el exterior, los acontecimientos son importantes, nos está contando una historia, así como en su momento nos las contaron otros fotógrafos post-guerra como Doisneau, Willy Ronis o Boubat. En cambio la de Sudek es más una mirada interior, más contemplativa. No estoy diciendo que una sea mejor que la otra, son simplemente diferentes maneras de mirar. Está en cada uno encontrar la herramienta que vaya más con su personalidad, su manera de aproximarnos a los objetos/sujetos.  En mi caso particular, siempre he usado trípode, desde mucho antes de trabajar con Colodión, incluso con 35mm, porque nunca ha sido tema para mi, si lo necesito lo uso, yo lo veo más como una posibilidad, un instrumento que me da libertad para poder sacar mejor provecho de la toma.

Louis Stettner

Louis Stettner

Josef Sudek

Josef Sudek

 

Lo Feo y lo Hermoso

Conguillío es a mi juicio unos de los parques nacionales chilenos más hermosos, la diversidad de flora es sorprendente, vas por el mismo camino y de pronto el paisaje cambia radicalmente de lengas, ñirres, coihues y raulíes a lagos y lagunas, luego a Araucarias milenarias todo esto con una espectacular vista al volcán Llaima, es tan hermoso que parece photoshopeado. El parque en total comprende 60 mil hectáreas de bosque nativo, el cual se puede recorrer por completo e incluso alojar ahí mismo. Luis y yo estuvimos alojando en La Baita, al comienzo del parque entrando por Melipeuco y atravesando los restos de lava petrificada dejados por la erupción del volcán hace algunos años. La cabaña era acogedora, con todo lo necesario para estar cómodo. Tienen paneles con luz solar y en la noche prenden un generador durante un rato, la calefacción es a leña y no hay refrigerador, puedes guardar los perecibles en el refri del restaurante. Una semana de fotos nuevas, con días de sol y poco viento.

Lodge

limpieza vidrios

Cuando planifiqué este viaje hace algunos meses mi intención era ir al parque pero sobre todo ir un poco más allá, a la Reserva China Muerta, que el verano pasado se quemó producto de un incendio intencional que duró 2 semanas. No se quemó toda la reserva, pero muchas hectáreas de bosque nativo del que hoy nadie habla. Al llegar allá luego de manejar más de 30 minutos por un camino de una vía en pendiente, lleno de hoyos y rocas, atravesando bosques arrasados por las madereras donde hoy hay pino y eucalipto, se me apretó el corazón, un paisaje desolador, las araucarias bien derechas y orgullosas, pero carbonizadas, la tierra ya no es tierra si no polvo negro, se respira tristeza y dolor en cada árbol, un paisaje gris donde no llegan turistas chilenos ni extranjeros, sólo unas pocas camionetas robando leña y carbón, porque no hay nadie que proteja esta solitaria vista.

Conguillio

Conguillio

Así es que estuvimos 2 días recorriendo China Muerta, lugar miserable si lo comparas con los grandes paisajes de su vecino, parece de verdad muerta, pero para mi tiene una importancia especial, ya que eso es lo que ocurre cuando descuidamos nuestros bosques y hay cuervos rondando, esperando apoderarse de esas tierras. No hay ley que proteja el bosque quemado chileno, no hay obligación de volver a plantar flora nativa. Hoy, a casi 1 año del incendio, todo está quieto, y aquellos árboles quemados están siendo arrancados sin remordimiento. El último día que estuvimos ahí, el cielo se cerró de repente y comenzó un lluvia intermitente que amenazaba con echarnos del lugar, pero las cámaras fotográficas aguantaron el agua y a pesar del barro que se formó entre la ceniza continuamos sacando fotos y más fotos y registrando con colodión húmedo y sucio los troncos rotos.

china muerta004 copia

China Muerta

Por un lado tenemos la belleza viva del bosque nativo y por otro la belleza muerta, una experiencia nueva que no puede dejarme indiferente.

Exposición Jardin Negro ve la luz

El jueves pasado inauguré mi exposición de ambrotipos, Jardín Negro, acompañada de muchos amigos, familiares, alumnos, ex alumnos y gente que aprecio mucho. Fue un día especial y emocionante ya que las fotos en las que vengo trabajando estos últimos años finalmente vieron la luz. Estará abierta hasta el 30 de este mes y el 22/08  haré una visita guiada para aquellos que quieran recorrer la expo conmigo y hacerme preguntas.

También está disponible ahí mismo el libro/catálogo diseñado por mi amiga Isabel Fernández.

Y una última info sobre esto es que dado el interés provocado por la exposición y en general esta técnica, daré un taller de Colodión Húmedo a fin de este año, interesados me pueden escribir.

Exposición Jardín Negro. Ambrotipos

Corporación Cultural de Las Condes

Apoquindo 6570, metro Manquehue

Horario: martes a domingo de 10:30 a 19:00

SONY DSC

Jardin negro jpg

Libro Jardín Negro

El Fotógrafo de Cheshire

lewis carroll Soy una fan confesa de Lewis Carroll. Hace años que formo parte de la Sociedad de Lewis Carroll, de donde recibo información actualizada de todos los proyectos, eventos, libros, exposiciones, subastas y souvenirs que tengan relación con el Reverendo Charles L. Dogson. En enero de este año el galerista Víctor Saavedra trajo a Santiago la exposición del holandés Pat Andrea sobre Alicia en el País de las Maravillas, exposición que no tuvo tanta cobertura, pero para los amantes de Carroll nos mostró, a mi juicio, un punto de vista nuevo y refrescante sobre este cuento clásico. Vi una Alicia segura y adulta, a diferencia de lo que hizo Disney con su película (por cierto bastante deformada del cuento original, pero ese es otro tema). Esta nueva niña me parece más cercana a los dibujos de Tenniel, una Alicia fuerte y nada de ingenua aunque muy curiosa, como seguramente fue la misma Alice Liddell por lo que se puede intuir a partir de las fotografías que le tomó. Si comparamos las imágenes donde aparecen las tres hermanas, nos damos cuenta rápidamente que la mirada de Alicia es mucho más penetrante y profunda que las de Lorina y Edith, puede ser la diferencia de edad entre ellas, pero por experiencia creo que hay niños que tienen ángel y otros que no, no importa cuánto lo intentes.

Lewis Carroll fue el mayor de 10 hermanos, muchos de los cuales mantuvo económicamente hasta su muerte. Este personaje multifacético, diácono anglicano, matemático, escritor y fotógrafo, fanático del teatro, varias veces ha sido malentendido por su relación amistosa con niñas, las cuales siempre tuvieron palabras de cariño hacia él. También se ha especulado mucho sobre su distanciamiento de la fotografía, que ejerció durante 24 años y que terminó de manera inesperada. Muchas pueden ser las razones de su alejamiento de este arte, del cual obtuvo, a mi juicio nuevamente, obras maestras. Leyendo su biografía y varios otros escritos por diferentes académicos y estudiosos del personaje, generalmente su término con la fotografía se relaciona a un corte en la relación que él tenía con la familia Liddell, se especula que pidió la mano de Alicia y fue rechazado (Mr. Liddell era el decano de la Universidad, y se cree que él y su esposa tenían en mente candidatos más importantes para su hija que un simple empleado). También he leído que pudo haber sido porque Carroll se desencantó de la fotografía cuando apareció el Colodión Seco, argumento que me parece absurdo porque Carroll siempre compraba y probaba nuevos inventos. Mi teoría (totalmente discutible) pero dada desde el punto de vista de una fotógrafa que trabaja con la misma técnica que él 130 años después, es que tener 48 años en la época Victoriana y tener 48 años hoy es otra cosa. Cargar una cámara de 15 kilos, trípode, carpas, químicos en frascos de vidrio, placas de vidrio etc, etc, etc, cada vez que sales a fotografiar (teniendo en cuenta que en su vida sacó alrededor de 3.000 fotografías) al final del día te pasa la cuenta, y creo que a él le ganó la edad, a esa altura no debe haber tenido la misma fuerza que cuando comenzó a fotografiar con Colodión Húmedo en 1856, pocos años después de la invención del proceso. No olvidemos que murió de neumonía a los 66 años! Hoy a esa edad estás en la flor de la vida! Lamentablemente nunca podremos saber la verdadera razón, ya que a pesar que Carroll mantenía unos diarios, varios de ellos se perdieron, e incluso aquellos que se rescataron tienen páginas faltantes, que su sobrino supuestamente eliminó para “defender su honor”. Así también, destruyó muchas de sus fotografías, sobre todo aquellas de niñas desnudas, de las cuales sólo cuatro han sobrevivido, y que pintaron para que no fueran tan reales. Pero lo que me causa más tristeza, es que al morir Dogson, quien vivió muchos años en los departamentos del Christ Church, donde era catedrático, muchas de sus cosas fueron quemadas.

Independiente de todo esto, es siempre refrescante volver a sus imágenes y a sus escritos, que van mucho más allá del espejo y de Alicia (donde también hace alusión a la fotografía, pero de manera más ambigua, Alicia a través del espejo y el gato de Cheshire). Son muy entretenidos sus cuentos relacionados: Hiawatha´s Photography, A photographer´s day out y Photography Extraordinaire.

Nuevo libro imperdible:

The Photographs of Lewis Carroll

A Catalogue Raisonné By Edward Wakeling $83.75 USD

Casi mil fotografías en duotono

University of Texas Press

Release: Agosto 2015

Expo Pat Andrea

Expo Pat Andrea

Mi Jardín Negro

Fernanda Larraín Estoy media floja para escribir, mi tiempo libre está consumido por la preparación de un libro y una exposición. Mi primera exposición de   ambrotipos.

Jardín Negro es un trabajo que me ha llevado 3 años durante los cuales he fotografiado la flora presente en la zona central de Chile, naturaleza de árboles centenarios y diversas plantas y flores en diferentes estaciones del año, algunos de los cuales han podido ver en posts anteriores.

Comencé en la fotografía con 35mm y 18 años. Mi primera cámara fue una nikon semi automática, luego tuve una minolta y finalmente una Leica (bueno, un par de leicas en realidad), pero rápidamente pasé al formato medio, mi Rolleiflex que traté como una hija. Fue una sincronía inmediata, amor a primera vista. La cuidé y mimé con todos los accesorios que se pudieran encontrar, la llevé conmigo a todos mis viajes, crecí y maduré con ella, me permitió encontrar fotos que no pensé existían, me dio libertad y permiso.

Luego vinieron los verdaderos hijos y varias cosas cambiaron, decidí que para seguir fotografiando debía dejar la película y comencé a investigar sobre los procesos anteriores a la industria fotográfica, llegué al colodión sobre vidrio y metal pero en Chile nadie lo enseñaba. Pasaron de esto 2 años hasta que María y Waldemaro Concha, un matrimonio mexicano de la escuela de Scully & Osterman dieron un taller en Santiago. Así aprendí lo básico para trabajar en Colodión húmedo.

Les cuento toda esta lata no porque quiera hablar de técnica, sino porque creo que lleva tiempo conocerse a uno mismo, saber quién eres como fotógrafo y qué quieres decir con el oficio que escogiste. Saco fotos hace 17 años y todavía sigo aprendiendo. Si todo fuera tan fácil y obvio que aburrida sería la vida ¿no?.

Todo este tiempo desde que empecé en fotografía todo lo que buscaba en mis imágenes era definición, contraste y perfección. Soy muy perfeccionista y sé que es uno de mis grandes defectos, pero debo admitir que desde que trabajo en esta serie, a golpes me di cuenta que no importa si las imágenes están perfectamente enfocadas, o impecables técnicamente, lo que importa es lo que hay detrás de ellas, no que yo sea muy profunda ni que mis fotos sean tan buenas, pero me hizo ver que son otras cosas las que realmente importan y que debo dejarme llevar para disfrutar el viaje. Dicho esto reconozco que hoy puedo aplicar lo aprendido a todos los aspectos de mi vida.

Es cierto que para poder expresar algo con mi oficio primero debo conocerlo bien. Son horas dedicadas a intentar dominarlo. Las cámaras, lentes y equipos son medios para expresar. Nunca me han interesado los fierros, sólo los compro cuando creo que me ayudarán a alcanzar un objetivo, prefiero los libros.

Hago fotografías porque me gusta la artesanía, la lentitud con la que debo aproximarme a las cosas, como gato en terreno desconocido.  Esta exposición se lleva parte de mi, lo cual es bueno y no tan bueno, bueno porque estoy siendo consecuente, pero al mismo tiempo me produce tristeza porque sé que esta etapa así como la conozco está llegando a su fin y a veces cuesta desprenderse.

Falso Colodión

Ayer leí un artículo en un sitio (no voy a poner la página web porque no me interesa hacerle publicidad) en que explicaban cómo producir una foto con “efecto colodión” a partir de una imagen digital. Mostraban el paso a paso desde la selección de la imagen hasta los efectos que se deben agregar  (más de 20 pasos entre ellos color, foco, rayas, manchas, etc.) para que la imagen final fuera “igual” a una hecha con la técnica del colodión húmedo creado por Scott Archer a mediados del 1800.

Este artículo me lleva a varias reflexiones, la primera es ¿para qué alguien va a querer tener una imagen de un falso colodión? ¿cuál es el fin? ¿cuál es la gracia? Si lo hermoso de una foto real hecha con esta técnica es apreciar la artesanía táctil de la imagen, esas dos dimensiones que a ratos parecen tres, ese tono plata que se deja ver entre el sujeto. Sólo puedo pensar que la persona que hace esto lo hace a partir de la ignorancia. La conclusión decía “…You can now create your own timeless photo without all the mess or smelly chemicals.” Ignorancia (y aquí me empieza a dar rabia) porque  lo más hermoso de esta técnica es sentir ese olor, saber que todo el esfuerzo invertido en una imagen valió la pena al tenerla al fin lista, barnizada (por lo demás el olor a lavanda me encanta!) y que nada se puede comparar a ella. Ignorancia porque pretender que esa imagen digital (por lo tanto vista en una pantalla o luego impresa en papel) tiene algo de parecido a una real imagen de colodión pone en evidencia que esa persona nunca ha tenido en sus manos una imagen así, o peor aún, no tiene sensibilidad alguna. Esta es mi opinión y entiendo que alguien piense distinto, pero lamentablemente no puedo coincidir.

Y luego  pienso… vivimos en un mundo en que la copia es aceptada y valorada. ¿Cuántas personas compran carteras Louis Vuitton falsas? Hace unos años esta empresa tuvo que demandar a Ebay porque el 80% de los productos que vendían de esta marca eran falsos. Lo peor de todo es que es un negocio, muy rentable. Este es el link del artículo de Harper’s Bazaar donde se extienden sobre esta idea: http://www.harpersbazaar.com/culture/features/a359/the-fight-against-fakes-0109/

Dejando de lado las carteras y volviendo a las imágenes, si buscan en http://www.quesabesde.com aparece un artículo donde evidencian que una galería en Nueva York descaradamente vende fotografías falsas. Su autor descarga imágenes de instagram que luego manipula, a veces les agrega texto y luego las firma y se las atribuye. ¿qué es esto? ¿dónde está la decencia? No lo puedo entender. Mi conclusión, IGNORANCIA o como dice el papá de un amigo y Georges Brassens, aquellos que lo hacen o lo compran son simples “imbeciles heureux”.

Aquí una parodia:

http://phogotraphy.com/2015/09/05/how-to-wetplate-vine/

European Collodion Weekend 2015

poster A2collodionweekend.15.V2kopiePara todos los amantes del colodión el próximo 10 de mayo es la nueva versión del European Collodion Weekend, organizado por el fotógrafo y experto en Colodión Alex Timmermans. Estarán presentes más de 50 fotógrafos que practican esta técnica.

Si te encuentras por esos barrios debes ir!

¿Dónde? Riethoven, Paises Bajos.

Abierto de 12:00 a 17:00, entrada y estacionamiento gratuito

Golden Ring Dagor Lens

 

Golden Ring Dagor

Golden Ring Dagor

Los objetivos de cámaras de placas tienen personalidad y son de espíritu particular . No solo figura el nombre del fabricante como en los de medio y pequeño formato, tienen además un nombre propio , algunos de los cuales son verdaderos mitos en la historia de la óptica fotográfica. Dagor, Aptar, Verito , Petzval y Ektar solo se encuentran de segunda mano alcanzando algunos de ellos altos precios y el desconcierto para quienes no los conocen. Para el fotógrafo Javier Pérez esta obsesión llegó a tal nivel que a su primer hijo lo nombró Dagor.

Son obra de diseñadores de ópticas anteriores a la computación, lo que significaba años de trabajo con tablas de logaritmos y fabricación artesanal, lo que inevitablemente producía diferencias de calidad y rendimiento. Los criterios de búsqueda iban mas allá de la simple búsqueda de la nitidez. Los pasos de las zonas nítidas al desenfoque, las pequeñas aberraciones , el detalle en las sombras eran algunos de los valores buscados. El resultado son imágenes con un algo especial difícil de definir y ciertamente imposibles de conseguir con las ópticas modernas fabricadas en serie. Supongo que algo similar acontece con los instrumentos de música, no solo con los violines Stradivarios si no también los pianos. Recientemente oí una grabación de una sonata de Chopin interpretada en un pianoforte Pleyel de su época y el sonido era absolutamente diferente a lo que mis oídos registraban como de Chopin.

El Golden Ring Dagor que uso hoy y que Waldo, nuestro mecánico adaptó recientemente para mi Wisner llegó primero a las manos de Luis hace ya algunos años. Fue la atesorada propiedad de un fotógrafo sueco que trabajó en NY y al retirarse vino a vivir a Chile con su esposa chilena. Lo único que conservó de su oficio fue ese lente, que vendió su hijastro años después de su fallecimiento. En el respaldo todavía tiene la etiqueta que advierte No Tocar Igual a este es el que hemos visto en la cámara del italiano Paolo Roversi, así es que entre nosotros lo llamamos con cariño El Roversi

Hoy lo estrené con un autorretrato.
autorretrato001 copia

REVELA-T Festival de fotografía análoga

revelatLos días 19, 20 y 21 de junio de este año se realizará una nueva versión del Festival Revela-T, el único festival de fotografía analógica en el mundo. ¿Dónde? Vilassar de Dalt, España (muy cerca de Barcelona).

El año pasado la técnica del Colodión Húmedo estuvo presente, pero este año han ido más lejos y han organizado un encuentro de colodionistas, habrá exposiciones, charlas y talleres sobre colodión y esperan convocar a un gran número de fotógrafos que trabajan en esta técnica.

Este festival llama a todos los colodionistas a participar en la Exposición de colodión húmedo más grande que jamás se haya hecho. Para esto, hay que llenar un formulario de participación y enviar una imagen en alta resolución para que ellos la impriman y pueda ser mostrada, así, aunque no estés presente, puedes estarlo de manera testimonial con tu imagen.

También habrá una reunión de “pinholeros” el sábado 20 de junio, para todos aquellos que trabajan con Pinhole.

Más info:  www.revela-t.cat